La complicada situación de los puesteros de cabras de Valle Fértil

La sequía, sumada a otros problemas vinculados con las malas condiciones de vida que hay en el campo, determinan la necesidad de apoyar a este sector.
cabras-1024x576

La labor de los puesteros sanjuaninos dedicados, principalmente, a la cría de cabras atraviesa por numerosos inconvenientes que deberían ser subsanados para posibilitar que esta actividad alcance un desarrollo mayor.

Si bien en estos momentos uno de los mayores problemas es la sequía que afecta a la provincia, con incidencia en las pasturas con las que se alimenta el ganado caprino, los puesteros también sufren problemas que no tendrían que existir en esta época, como la falta de energía eléctrica, represas o depósitos de agua y plantas cercanas de faenamiento y de industrialización de leche y quesos, dos de los principales productos derivados de la crianza de cabras.

Solamente en el departamento 25 de Mayo -donde se localiza el mayor número de criadores de cabras de la provincia- hay unos 140 puesteros con unos 33.000 animales que en estos momentos están afrontando serias dificultades con la falta de agua, ya sea por la disminución de la cuenca subterráneas de los ríos que dificulta su extracción por cualquiera de los sistemas existentes, o por la escasez de lluvias que si bien es común en nuestra provincia, en esta ocasión tiene mayor relevancia al no poder almacenar agua suficiente en las represas.

Los otros problemas están más vinculados a proporcionar mejores condiciones de vida a los puesteros ya que muchos de ellos carecen de servicios básicos como el de energía eléctrica que podría solucionarse con la instalación de paneles solares por cada puesto. La energía fotovoltaica tiene numerosos usos y puede emplearse en la iluminación y el funcionamiento de artefactos del hogar, el uso de internet, extracción de agua y en la conservación de animales faenados como en los subproductos derivados de esta actividad.

Valle Fértil, Sarmiento, Caucete, 9 de Julio, Calingasta, Iglesia y Jáchal son los otros departamentos con mayor número de puesteros que afrontan los mismos problemas. A esto hay que sumar la carencia de mataderos o centros de faenamiento de cabras que ayudarían a regular los precios de venta y evitar la compra a granel que perjudica la cotización de este producto.

En el caso de los departamentos cordilleranos hay un tema latente como es de las veranadas de ganado chileno. Este año desde Gobierno se dispuso prohibirlas, pero habrá que tomar una medida permanente para evitar que continúen sucediéndose.

Mejorar las condiciones generales de los puesteros es importante para San Juan por tratarse de una actividad que genera fuente de ingresos, además de contribuir con el poblamiento de la provincia en lugares donde nadie se quiere instalar. Los puesteros, más allá de ajustarse a un estilo de vida contribuyen con la soberanía nacional ya que se los puede encontrar en sitios remotos de nuestra geografía dejando sentada la presencia argentina y sanjuanina.

Colaboración: Diario de Cuyo

Te puede interesar