El vallisto Teófilo "Filo" Fernández, el dirigente político más viejo del radicalismo en actividad en San Juan

Con 91 años, Teófilo tuvo una vida más que activa en la política de su Valle Fértil querido y la provincia. Un repaso sobre su vida, su opinión de los gobiernos radicales y la actualidad del país, en una nota que brindó a un medio de la provincia.
f768x1-684928_685055_5050

En el corazón de Valle Fértil un 28 de septiembre de 1931 nació Teófilo Américo Fernández, hijo de un inmigrante español que llegó a tierras vallistas, Eulesterio Fernández Manzano, y una mujer argentina, Noemí Guzmán. Su familia estaba compuesta por seis hermanos: dos varones y cuatro mujeres. ¿Pero quién es "Filo", el esteño que a sus 91 años es el dirigente político del radicalismo con más años que sigue en actividad en San Juan?. 

Teófilo repasa su historia. Contó que no vivió toda su vida en el Valle. "Hasta el año ´44, cuando ocurrió el terremoto, y para no perder el año en la primaria mis padres me mandaron al Colegio San José, ubicado en la Capital Federal. Allí estuve un año y después fui a una escuela pública de Palermo. Fui acompañado de una tutora por si me pasaba algo, una amiga de mi padre, porque mi familia se quedó en la provincia". 

Luego de estar suelo bonaerense dos años y medio, regresó a la provincia, y continuó sus estudios en el Colegio Don Bosco, "hasta terminar el 6º grado y luego el secundario, si usted busca estoy en la placa de egresados del año ´52", recordó.

De allí dio sus pasos en la minería ya que su padre tenía una cantera en Sierras de Chávez: "un día me dijo que pensara, que si iba a seguir estudiando o iba a empezar a trabajar, y me propuso atenderla. Puso la plata para los obreros, las herramientas, el material e hice mis primeros pasos". En aquel lugar estuvo un año hasta que, luego de haber pedido la prórroga del Servicio Militar. En 1955 finalmente fue convocado.

"El Servicio Militar era muy útil porque ahí se aprendía el respeto, y más que nada el trabajo, por lo menos yo tuve la suerte que me tocó estar en el escritorio, como secretario del Jefe de la Unidad, teniente coronel Enrique Horacio Moyano. Lo hice en el RIM 22 de Infantería de Montaña, en la Compañía de Ametralladores", recuerda Teófilo. 

Y sigue el relato recordando que allí estuvo desde febrero hasta agosto del mismo año: "Nos dieron de baja por falta de alimentos en el regimiento, porque el General Perón y ministro de guerra Franklin Lucero restringieron los presupuestos, no había para darle comida a los soldados y dieron de baja a varios; el 10% de todas las unidades del país y allí fue cuando me tocó salir del ejército". 

f800x450-684929_736375_4025

ANECDOTARIO

"Nos sancionaron en el Colegio, en ese tiempo había un problema del Gobierno con la Iglesia, empezó a cambiarse la enseñanza en las escuelas. Se cambió el texto del libro de lectura de los chicos, donde decía "Mamá y papá me aman" se cambió por "Perón y Evita nos aman" y nosotros no estábamos de acuerdo con eso, entonces entre los estudiantes promovimos una movida, nos castigaron. De ahí nace una organización, y empiezo en el radicalismo, porque era el único partido de oposición que había en ese momento". 

Una vez que terminó su paso por el Ejército, se dedicó al transporte: "Fue un poco en el Valle, y un poco acá en la ciudad porque mi papá tenía una propiedad, una finca en Rawson. Empecé porque un cuñado mío tenía una empresa y yo tenía primero uno, después dos, pero para aquel entonces yo ya hacía los fletes por cuenta propia. Toda la vida trabajé en la actividad privada, y con los camiones estuve casi 25 años".

Fernández pasa sus días en su Valle querido, tranquilo en su finca, entre sus animales, haciendo por su partido. Cuando era más joven compró vacas, caballos, porque siempre le gustaron los animales y empezó a dedicarse a la ganadería, como lo hace hasta la fecha en su campo de 700 hectáreas en Valle Fértil, donde tiene personal a cargo y otro en La Rioja. 

"Las discusiones políticas son útiles porque después la gente de ahí saca sus conclusiones, aunque son los menos quienes se toman ese trabajo porque en el común no le interesa". 
También ejerció como Martillero Público: "Teníamos un estudio en la calle Mitre y Tucumán donde había abogados, procuradores, escribanos y yo como martillero. La Suprema Corte de Justicia otorgaba los títulos, fue como una tecnicatura que duraba dos años". 

Tuvo su paso como presidente de la Juventud Radical de San Juan, durante dos períodos. Recorrió la provincia en época de la Reforma de la Constitución y ocupó varios cargos a nivel provincial también: miembro del Comité provincia, suplente delegado en el Comité Nacional, convencional provincial durante 60 años, y distintos cargos en el Comité departamental de Valle Fértil también, según explicó. Cabe destacar que actualmente es el presidente del Radicalismo en el mencionado lugar.

Además se refirió a la actualidad de su partido, expresando que "el radicalismo tiene que tener más presencia, porque la estructura del radicalismo es la que ha usado Juntos por el Cambio en el país". Y cómo ve el futuro del país. Además de sus recuerdos con dirigentes nacionales, como por ejemplo con quien fuese presidente, el Dr. Arturo Illia "He tenido el honor de que me visite en mi propiedad", dijo. 

 "Yo he pasado gobiernos desde el Dr. Illia, Alfonsín, De La Rúa... y para mí el mejor fue el del Dr. Illia por honestidad y por la puja de los laboratorios que le costó la presidencia". 

"Yo considero que el radicalismo va a tener gran presencia en el 2023, dentro del movimiento político del país, si bien lo tiene, va a tener más". 

UNA ETAPA DURA, LA PANDEMIA

Teófilo está volviendo de a poco a su vida normal ya que por el COVID tuvo que extremar sus cuidados: "La pasé muy preocupado, perdí muchos amigos y tenía un temor tremendo de que me pasara algo, así que hice todo al pie de la letra". 

"De a poco llevo una vida normal, extraño las actividades pero por necesidad hubo que estar recluido, tenía terror porque no hubiese estado aquí si me agarraba. Iba al campo, me encantaba ir a tomar mate debajo del algarrobo, era un sedante", agregó.

 Esta es una de las más recientes actividades que hizo Teófilo: el domingo 14, día de elecciones, formó parte de una de las mesas de votación en el Colegio Nacional Fuerza Aérea Argentina como fiscal. "Vi unas elecciones muy tranquilas, ordenadas, y de mucha convivencia que eso es muy importante para la ciudadanía", expresó. 

- ¿Por qué siente que es querido en el Valle?

- La gente me reconoce la actividad, la militancia, he sido muy inquieto en el sentido de la formación de centros comunitarios, presidente de los productores agropecuarios, socio fundador del Safari Tras las Sierras; del Club de las carreras de caballos, 12 años presidente del Club Boca Juniors en el departamento, tengo participación en casi todas las instituciones del Valle que nacieron prácticamente desde el año 50 en adelante. He sido muy inquieto y eso es lo que me llevó a entrar en la política.

- ¿Cuál fue su mayor logro dentro del radicalismo?

- Conocer gente, conocer la idiosincrasia del país y pelearla un poco porque siempre uno quería algo más, defender los ideales.

Finalmente Teófilo, quien proviene de una familia "apolítica" según cuenta, dará un punto final a su historia de militancia, debates y de recorrer lugares por el radicalismo en poco tiempo. Caminando bajo el cielo de la ciudad, adonde vino a hacer trámites, reflexiona: "He decidido colgar los guantes el año que viene cuando termine el mandato, en el mes de agosto". Teófilo, una vida abocada a la militancia, distinguido como "el dirigente político con más años del radicalismo en actividad en San Juan". 

Nota publicada en Tiempo de San Juan

Te puede interesar