"Tenía una bombacha metida en la garganta": la cruda autopsia de la mujer trans que murió en una comisaría

Sofía Fernández tenía 39 años y estaba por empezar la carrera de enfermería. Sin embargo, encontró la muerte en una celda de la sede policial de Presidente Derqui.

Argentina 15/05/2023 INFOVALLEFERTIL INNOVA CJR INFOVALLEFERTIL INNOVA CJR
20230503-Justicia-por-Sofi-Fernandez-Argentina-3

Sofía Fernández, una chica transgénero de 39 años, fue hallada sin vida el 11 de abril mientras estaba privada de su libertad en una celda de la comisaría 5° de Presidente Derqui. Los efectivos que estaban esa noche en la sede policial primero dijeron que había fallecido por una muerte súbita, luego que se había suicidado, aunque los familiares de la víctima aseguran que la asesinaron.

Más allá de la versión de la policía, la autopsia al cuerpo de la víctima reveló un dato aterrador que hizo que la causa diera un giro inesperado: “Sofía tenía una tanga y un pedazo de colchón en la garganta, lo que hizo obstruir las vías aéreas”, informaron desde el Ministerio Público Fiscal.

Por el momento hay diez efectivos imputados por incumplimiento a los deberes de funcionario público, que están siendo investigados por la Justicia de Pilar. Este lunes se llevará a cabo una pericia clave, que podría complicarlos aún más.

Un supuesto robo, una detención y el peor final

El hecho que terminó con la muerte de Sofía comenzó el sábado 8 de abril, cuando una vecina del barrio Villa Rosa llamó al 911 para informar que a su casa había ingresado una mujer con fines delictivos. De acuerdo a la versión de la denunciante, Sofía “saltó el paredón” de su domicilio y la “atacó a golpes” para robarle.

Minutos después, varios efectivos de la comisaría 5° de Presidente Derqui arribaron al lugar y la llevaron aprehendida. Sofía quedó alojada en una de las celdas de la sede policial, ubicada sobre la Ruta 8 entre Vicente López y Ambrosetti, donde pasó la noche.

Al día siguiente, Sofía fue indagada por el fiscal de la UFI N° 4 de Pilar, Gonzalo Agüero, pero se negó a declarar. Fue entonces que el funcionario pidió la prisión preventiva al juez de Garantías N° 7, Walter Federico Saettone.

Durante la medianoche de ese mismo lunes, su familia recibió la peor noticia. “Llegaron a mi casa y me dijeron que Sofía había fallecido por muerte súbita. Después me dijeron que se había suicidado. Nosotros no creemos esa versión. Sofía no se mató, a ella la mataron”, aseguró Mabel, hermana de la víctima, a TN.

Todas las sospechas cayeron sobre los policías que estaban de turno esa noche, aunque ellos negaron rotundamente las acusaciones y siguen sosteniendo que se trató de un suicidio.

Los momentos posteriores a la muerte de Sofía

El hecho de que el fallecimiento de Sofía ocurriera dentro de una comisaría hizo que el fiscal ordenara apartar a la policía de la provincia de Buenos Aires y solicitara la intervención de la Gendarmería Nacional, para que preservara el lugar de los hechos. La celda donde estaba alojada la víctima quedó cerrada y precintada.

Luego, se dio aviso a la Comisión provincial por la Memoria y al juez veedor de la Comisaría 5° de Pilar, que actuó en la detención de Sofía, así como también se notificó a la jefa Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad.

Lo más difícil del hecho era avisar a la familia de la víctima sobre su trágico final. Para eso, la fiscalía convocó al Comité de Crisis, quien junto con Gendarmería y psicólogos de la Asesoría Pericial se encargaron de darle la triste noticia a su hermana, que vivía en el mismo terreno que Sofía, pero en casas separadas.

La incertidumbre entre los allegados de Sofía era total. Nadie sabía qué había pasado, ni tampoco por qué había sido detenida, descreyendo completamente de la versión de la vecina que llamó al 911 ese sábado 8 de abril. “Realmente no sabemos por qué la privaron de su libertad, dieron muchas versiones confusas y contradictorias. Sofía no era ninguna malviviente”, contó su hermana.

Lo que declaró la vecina esa noche fue que Fernández había entrado a su vivienda a robar: “Saltó el paredón y cuando la vecina la vio le dijo ‘qué haces acá’. Acto seguido, Fernández atacó a golpes a la mujer. No se sabe en qué estado estaba la implicada y cuál había sido el motivo por el cual escaló el muro”, señaló una alta fuente judicial a TN. “La mujer fue citada a ratificar la denuncia y dijo exactamente lo mismo”, agregó.

A su vez, la misma fuente informó que a la vecina se le realizó un estudio en el Cuerpo Médico, para constatar las lesiones que presuntamente le habría producido Sofía esa noche.

Ropa interior y un pedazo de colchón en la garganta: los datos aterradores que se descubrieron en la autopsia

Cuando la fiscalía fue notificada sobre la muerte de Sofía, convocaron a personal del SAME local y a médicos de la Gendarmería. Ambos constataron que el cuerpo de la víctima no tenía lesiones externas, por lo que el fiscal requirió una autopsia “lo más pronto posible”, según figura en el expediente.

Luego se secuestraron los libros de registro de ingreso y egreso de la guardia, la planilla de presentismo, de las horas Co.Re, y el legajo de Sofía Fernández, por el cual estaba detenida. También se solicitó las grabaciones del DVR que estaba instalado en la dependencia, sin embargo, el titular de la comisaría informó que “no estaba en funcionamiento”.

El cuerpo de Sofía fue trasladado a la Morgue de la localidad de Temperley, donde los peritos encontraron tanto su ropa interior, como un pedazo de colchón en el interior de la garganta de la chica trans. “Tenía una tanga y un pedazo de colchón. Esos elementos le obstruyeron las vías respiratorias”, explicaron desde la fiscalía a TN.

Además, informaron que “no tenía lesiones externas de autodefensa”. En ese contexto, Gonzalo Agüero solicitó una pericia en las uñas de la víctima para “realizar un perfil genético y comparar las muestras ungueales de sus dos manos, y así determinar si hay ADN compatible con alguno de los acusados”.

La causa está en plena etapa de instrucción y el fiscal también requirió otros elementos probatorios que podrían ayudar a esclarecer el caso. En las últimas horas, se solicitó un informe de las compañías telefónicas que impactaron los días 8, 9 y 10 de abril en la antena cercana a la comisaría donde ocurrieron los hechos.

También se convocó a una pericia planimétrica para conocer desde las otras celdas el punto de observación donde se encontraba Sofía, así como también la declaración de los demás detenidos esa noche.

El pedido de justicia por la muerte de Sofía: “Nadie se suicida en una comisaría”

Sofía tenía muchos sueños por delante. Había comenzado los trámites para su cambio de identidad y mantenía la ilusión de iniciar sus estudios para recibirse de enfermera. Por ese motivo, los familiares de la víctima aseguran que “jamás podría haberse suicidado”, que el hecho se trató de un crimen de odio y que fue un travesticidio.

Esto despertó la furia de sus amistades y del colectivo travesti-trans, quienes convocaron a múltiples marchas en la puerta de la comisaría 5°, donde se manifestaron masivamente con carteles y un lema en común: “Justicia por Sofía. Nadie se suicida en una comisaría”.

“Lo único que sabemos es que Sofía falleció por una asfixia traumática. Lejos estamos de pensar que Sofía se suicidó. A Sofía la mataron. Hay muchas contradicciones en las declaraciones de las autoridades que estaban a cargo de ella esa noche”, expresó Mabel a TN.

El audio donde Sofía le cuenta a una amiga que se atragantó con pollo y tuvo “miedo de morir”

La semana anterior a su fallecimiento, Sofía había sufrido un episodio peligroso en el que manifestó haber tenido “miedo de morir”. El 7 de abril, la hermana de la víctima escuchó que Sofía golpeaba la puerta desesperadamente porque se había tragado un hueso de pollo y no podía respirar.

“Una semana antes, Sofi se atragantó con un hueso de pollo y vino corriendo a mi puerta a pedir ayuda, completamente desesperada. Unos minutos después apareció la ambulancia que la llevó al hospital. Pasó tres días internada. Tengo justamente ese audio donde me cuenta lo que pasó y que tuvo miedo. Cuando lo escuchen, verán que lejos estaba de matarse”, reveló.

“El miércoles me comí un guiso de pollo con arroz (...) en una de esas se me mandó un huesito y se me clavó en la garganta boluda. Viste que cuando algo se te clava se te inflama, entonces la garganta se inflamó y no podía respirar, boluda. Fui a pedirle ayuda a mi hermana y me empezó a apretar para que pueda escupir, mi cuñado también. Pero el hueso no salía, y la ambulancia no llegaba. Primero llegó el patrullero, la ambulancia tardó 10 minutos, y todo ese tiempo sin respirar es horrible. Todo fue horrible”, se escucha en el audio que fue aportado a la causa.

A partir de este dato, el fiscal de la UFI N° 4 solicitó el informe médico y la historia clínica del Hospital Sanguinetti, donde estuvo internada.

“Todo lo que pasó es terriblemente irregular. No creemos que Sofi haya robado ni tampoco que se haya suicidado. Todos los funcionarios, empezando por todos los policías en funciones de la Comisaría 5° de Derqui, durante esos días, y siguiendo por la fiscalía y el comisario a cargo de la detención, son responsables de la muerte de Sofía”, cerró.

Nota: TN 

 

Últimas noticias
Te puede interesar
Screenshot_20240609-182054~2

Gendarmería secuestró más de 10 kilos de cocaína en un colectivo y Bullrich destacó el trabajo de "Canina Jelinek"

INFOVALLEFERTIL INNOVA CJR
Argentina 09/06/2024

Investigaciones previas llevaron al personal de la Sección de Seguridad Vial de Arroyo Seco a realizar controles vehiculares sobre la autopista Rosario Buenos Aires, en este caso a un kilómetro y medio del acceso a General Lagos. El micro había partido desde la ciudad de Salta con destino a La Plata, en provincia de Buenos Aires

Lo más visto