Boleta única: la oposición logró la media sanción en Diputados

En una jornada encendida, sumó 132 votos afirmativos. El Frente de Todos rechazó y la Izquierda se abstuvo.
camara-de-diputados-696x391

Una coalición de bloques opositores logró hoy dar media sanción al proyecto de Boleta Única de Papel con 132 votos en la Cámara de Diputados, a pesar del fuerte rechazo del Frente de Todos
La mayoría se conformó con los votos de Juntos por el Cambio (115), el Interbloque Federal (8), Juntos Somos Río Negro (2), Avanza Libertad (2), La Libertad Avanza (2), Ser (2), y el Movimiento Popular Neuquino, (1). El oficialismo y los diputados de la izquierda no acompañaron.

El proyecto ahora será remitido al Senado, donde el Frente de Todos tiene mayoría. Cristina Kirchner rechaza la iniciativa pero tres miembros del oficialismo -el jujeño Guillermo Snopek, el correntino Carlos Espínola y el entrerriano Edgardo Kueider- en el pasado se han manifestado en favor de la implementación de la boleta única. Incluso no se descarta un eventual veto presidencial. La oposición también advierte que el proyecto podría ser “dormido” en comisión como ocurrió con la reforma electoral de 2016.

 Al inicio de la sesión, la oposición logró el quórum con el número mínimo de diputados presentes (129). Luego el número se incrementó debido a que la diputada libertaria Victoria Villarruel llegó más tarde y el neuquino Rolando Figueroa no dio quórum pero después terminó votando a favor.

 El salteño Miguel Nanni fue el primero en tomar la palabra por ser autor del proyecto. El diputado radical destacó que en las últimas elecciones con boleta partidarias “se desperdiciaron el 95%”. En la misma línea, Florencio Randazzo señaló que “si bien el sistema electoral es fiable, no hay ninguna duda, no es menos cierto que hay robo de boletas, fiscales pagos, y que las las estructuras de quienes son gobierno tiene ventaja”.

 “Lo más importante acá es que hemos logrado una nueva mayoría: plural, diversa y respetuosa en una Argentina de la grieta que nos impide encontrar soluciones a los problemas que tenemos los Argentinos”, dijo el ex ministro. Y agregó: “Estoy convencido de que muchos de los que estamos acá, incluso aquellos que hoy no nos van a acompañar con la boleta única estarían dispuestos a acompañar una ley de estabilidad económica para combatir la inflación, una ley para fomentar las exportaciones”.

 Por otro lado, el oficialista Hernán Pérez Araujo denunció que la reforma electoral “viene saliendo con fórceps, no es natural, porque no hay un consenso como el que se viene manifestando”. En ese sentido, convocó a la oposición a trabajar “en una agenda de consenso en serio, no de 131″ y a “ocuparse de los temas que verdaderamente aquejan a la sociedad argentina”.

 El diputado del Movimiento Popular Neuquino, Rolando Figueroa, cuyo voto estaba en duda, finalmente dijo que la Boleta Única representa “un paso adelante” pero llamó a hacer algunas modificaciones al proyecto. “Es un sistema que se queda a mitad de camino en diferentes temas. Siempre nos hemos opuestos a las listas sábanas, las horizontales y las verticales. Permanentemente ha ido descendiendo la popularidad de los partidos provinciales. Vemos cómo cada vez que se elige Presidente, siempre los partidos provinciales terminan perdiendo representantes porque vamos con la boleta corta”, planteó. El voto de Figueroa había sido dado por perdido por la oposición apenas 24 horas antes.

 “Esperemos que el Senado no sea conservador, que apoye el proyecto y sobre todo que no sea conservador el Presidente y que no lo vete. Que se anime a innovar, que no le tenga miedo al pueblo, y a la demanda y a la expresión popular”, Carla Carrizo, de Evolución Radical.

 La diputada de La Cámpora, Paula Penacca, dio uno de los discursos más duros por parte del oficialismo. “Esta sesión ha sido un gran haz lo que yo digo pero no lo que yo hago. Desde 2013 existe la boleta única en la ciudad de Buenos Aires. En 2015 Lousteau denunció fraude. ¿Qué va a quedar para nosotros si se hacen fraude entre ustedes, muchachos?”, dijo.

 “Desde 2013 pueden usar boleta única en CABA pero solo la usaron una vez en 2015. Nos preguntamos por qué no usan este sistema tan maravilloso en el distrito que gobiernan hace 15 años”, resumió.

 El jefe de la bancada del PRO, Cristian Ritondo, subió más la tensión. “Con los problemas que tienen ustedes con el dúo pimpinela, ¿nos vienen a hablar de nosotros?”, dijo por las alusiones a la interna de Juntos por el Cambio. “Se andan tirando gasoductos por la cabeza”, arremetió.

 La diputada del Interbloque Federal, Graciela Camaño, buscó refutar a quienes cuestionan el tamaño que tendría una boleta única en la provincia de Buenos Aires y mostró la cantidad de boletas partidarias que un elector encontró en el cuarto oscuro en las últimas elecciones en el partido de Morón.

 Hubo risas y aplausos en la bancada de Juntos por el Cambio al ver el extenso tamaño del rollo hecho con todas las boletas pegadas. “Con esto vamos a terminar”, resumió Camaño.

 Karina Banfi, quien lideró el bloque radical ante la ausencia de Mario Negri, llamó a los diputados del Frente de Todos a ser “valientes” y apoyar la modernización del sistema electoral. “No seamos cobardes, no seamos cagones, no tengamos miedo que no pasa nada, compitamos, seamos transparente y, principalmente, tengamos un juego limpio”, dijo.

 La diputada Silvia Lospennato, a cargo del discurso de cierre por parte del PRO, recordó que “fue el presidente Macri el primero en enviar un proyecto de Boleta Única” y lamentó que a pesar de haber logrado una “media sanción muy robusta que sin embargo nunca fue tratada en el Senado”.

 “Todos hemos visto cómo se hace clientelismo político, repartiendo comida, colchones, junto con la boleta partidaria”, continuó. Lospennato se extendió siete minutos el tiempo acordado y esto provocó quejas en el oficialismo, que finalmente terminó aplaudiendo y gritando para impedir que pueda continuar hablando.

 El jefe de la bancada del Frente de Todos, Germán Martínez, acusó a Omar De Marchi por los excesos en el uso del tiempo durante los discursos. “Se le fue la sesión de las manos, presidente”, acusó.

 “Se habló mucho del fortalecimiento de la democracia. Pero este fortalecimiento pasa porque que la representación popular evite que las corporaciones impongan los destinos de nuestra patria”, dijo.

 El debate fue conducido por Omar De Marchi, vicepresidente primero de la Cámara, debido a que el titular del cuerpo, Sergio Massa, viajó junto a Alberto Fernández a Estados Unidos para la Cumbre de las Américas.

 La sesión especial estaba convocada para hoy a las 10, pero la oposición pidió ayer postergar cuatro horas el debate “en virtud de las cancelaciones de numerosos vuelos por las inclemencias climáticas de público conocimiento”. Como no había margen para ausencias, buscaban garantizar que los diputados que tuvieron demoras en los vuelos puedan llegar por vía terrestre desde sus provincias.

 Hace un mes los principales bloques de la oposición lograron forzar al Frente de Todos a debatir el proyecto en comisión a través de un emplazamiento que obtuvo 132 votos afirmativos.

 A los 132 se restó la presencia de Mario Negri, presidente del bloque de la UCR, quien el lunes anunció que se contagió de COVID-19 y deberá seguir en aislamiento. Además, Romina del Pla, del FIT, que votó favorablemente el emplazamiento, luego realizó críticas al dictamen de mayoría que impulsaron desde la oposición y anunció que se abstendrá. Los otros tres diputados del FIT ya rechazaron el proyecto en comisión.

 “Entendemos que el proyecto sobre la BUP sigue manteniendo lo esencial del régimen electoral actual. No avalamos ni la boleta partidaria con la que priman los aparatos empresariales y de Estado ni está boleta única cuyo diseño favorece otra vez la arbitrariedad de la Justicia electoral y la primacía de las fuerzas dominantes”, explicaron desde el FIT.

 La Boleta Única incluirá todas las categorías para las que se realiza la elección, claramente distinguidas. Estará dividida en espacios, franjas o filas horizontales para cada agrupación política y en espacios, franjas o columnas verticales para cada una de las categorías de cargos electivos. Los espacios horizontales se distribuirán homogéneamente entre las distintas listas, e identificarán con claridad:

 -El nombre del partido político o alianza. En las elecciones presidenciales, cuando en la misma franja se incluyan legisladores nacionales, se utilizará el nombre de la agrupación de orden nacional. En el caso de las elecciones primarias, la denominación de la lista interna;

 -La sigla, monograma, logotipo, escudo, símbolo, emblema o distintivo y el número de identificación de la agrupación política;

 -La categoría de cargos a cubrir;

 -Para el caso de Presidente y Vice: nombre, apellido y fotografía color de ambos candidatos;

 Para el caso de la lista de Diputados Nacionales, deberá contener como mínimo los nombres y apellidos de los 5 primeros candidatos y candidatas de la lista. En todos los casos se incluirá la fotografía color de los primeros dos candidatos titulares.

 Las listas completas de candidatas y candidatos con sus respectivos suplentes deben ser publicadas en afiches o carteles de exhibición obligatoria de manera clara y visible en cada cabina de votación.

 Si una provincia desea celebrar su elección el mismo día que los comicios nacionales, deberá adoptar este modelo de boleta única pero con boletas separadas y urnas separadas. Sin embargo, también se adopta la posibilidad de la “concurrencia”. Es decir, que las elecciones se hagan el mismo día pero con sistemas diferentes. Por ejemplo, BUP para los cargos nacionales y sistema de boleta partidaria para gobernador.

Te puede interesar