La nueva tendencia en jeans

La tendencia 2022 para ellas: jeans desabrochados y tanga a la vista, ¿sí o no? Jeans más tanga visible vuelve a imponerse más de dos décadas después de su aparición. Para los especialistas hay un límite muy delgado entre el buen gusto y lo que no hay que hacer. ¿A favor o en contra de esta vuelta?
descarga

a tendencia que nació poco después del año 2.000 donde la ropa interior en el caso de ellas, concretamente las tangas, asomaba por encima del pantalón retornó con todo en el verano de 2021 en Europa y ahora se ha hecho extensiva al 2022 en esta parte del planeta.

Tal y como recuerda Vogue, muchos recordará a Hailey Bieber en la MET Gala del año 2019 con un diseño rosa de Alexander Wang con el que, por la parte trasera, se podía observar la lencería de la celebridad.

 
En 2020 retornó la tendencia del tanga visible y, con ella, artistas como Cardi B alzaron sus voces para demandar un cambio social a favor de la libertad en torno a la indumentaria de cada individuo.

HLTA2RXYCZEK7ORAIAUI6LKA74

Incluso se apostó por la creación de piezas de ropa que contarán con una tira con la que emular el efecto de la ropa interior sobresaliendo.

TV6PFA3YFVCF7GAY3UYWCXV5BM

Katie Pettit, de 20 años, con pantalones de mezclilla desabrochados y doblados hacia abajo en Washington Square Park, Nueva York, el 9 de septiembre de 2022. (Gabby Jones/The New York Times)Por: NYT

 “Se veía un poco holgado y de gran tamaño, pero sin que tuviera que preocuparme por un pequeño percance”, comentó Pettit. “El cierre sí bajó un poco, pero mis pantalones no se cayeron”.

 Emma McClendon, profesora adjunta de Estudios de Moda en la Universidad de St. John’s, considera que los pantalones de jean desabrochados son un estilo liminar entre los pantalones de cintura alta y la vuelta total a los cortes bajos.

 “Es algo que refleja la histeria general sobre el regreso de los pantalones denim de talle bajo”, explicó McClendon riendo. “Es experimentar sin dar el salto al pantalón a las cadera”.

 Quizá “histeria generalizada” sea una hipérbole, pero el regreso desde hace mucho anunciado de todo lo relacionado con el efecto 2000 —incluyendo la cultura de las celebridades indecentes y pantalones de talle superbajo— ha provocado muchas quejas en los medios de comunicación por parte de quienes vimos cómo los vaqueros “bumster” de Alexander McQueen pasaban de ser un chiste de pasarela a un fenómeno cultural a principios de la década de 2000.

 Mucha gente considera que los pantalones a la cadera solo favorecen a un pequeño número de mujeres con un abdomen muy plano. Un titular de un artículo de Vogue escrito por Molly Jong-Fast en octubre pasado suplicaba: “Por favor, no volvamos a los pantalones de jean de tiro bajo”.

Te puede interesar