Escándalo en la Policía: Dos efectivos conducían en contramano e iban con tres chicas borrachas

Dijeron que eran investigadores de la Seccional 17 y que estaban en un procedimiento. Los interceptaron en un operativo vehicular. Ambos se negaron a realizarse los test y análisis de alcoholemia.

San Juan 01/07/2024 INFOVALLEFERTIL INNOVA CJR INFOVALLEFERTIL INNOVA CJR
324394w440h248c.webp

Todo sucedió el pasado domingo 30 de junio en calles de Capital. Un grupo de efectivos junto al Principal Walter Atencio Walter se encontraban realizando un Operativo Vehicular en calle Lavalle, al norte de calle Fray Mamerto Esquiú, en Trinidad, Capital.

Alrededor de las 6:40, los policías observaron un auto que circulaba en contramano, marca Renault Logan por calle Lavalle.

De inmediato, le dan la orden al conductor de que detuviera la marcha. Los uniformados lo identificaron como Mauro Tejada, de 25 años, quien les expresó que era funcionario policial y revestía la jerarquía de agente.

Este efectivo llevaba como acompañante a Luciano Gastón Carabajal de 27 años, que también manifestó ser funcionario policial, poseyendo la jerarquía de oficial ayudante, ambos dijeron que cumplían sus funciones en la Seccional 17, supuestamente como integrantes de la brigada de investigaciones de aquella dependencia.

Como parte de la entrevista, estos brigadistas también argumentaron que se  encontraban de servicio, en un procedimiento.

Lo curioso fue que, estos dos efectivos, llevaban como acompañantes, en los asientos traseros del auto, a tres mujeres jóvenes, que no pertenecían a la fuerza de seguridad local.

Ellas fueron identificadas también y se trataría de chicas, cuyas edades oscilarían entre los 28 y 25 años.

Según los efectivos que participaban del operativo vehicular, las mujeres estaban aparentemente en estado de ebriedad, ya que se les sentía el fuerte olor etílico, balbuceaban al hablar y no coordinaban sus movimientos.

Pero esto no fue todo, el conductor, no pudo exhibir la documentación del vehículo excusándose en que era un móvil policial.

Ante tal situación, al lugar habría arribado el Crio. Rodríguez, de la Dirección de Tránsito (D-7) de la Policía de San Juan, junto a otros policías que estaban a su cargo, y le habrían solicitado al agente y al oficial que se realizaran el test de alcoholemia, pero ambos se habrían negado.

Por directivas que habrían sido emitidas desde el Juzgado de Faltas, el conductor fue trasladado a la sede de la Seccional Tercera y el auto no fue radiado de circulación.

Otros jefes policiales se sumaron al procedimiento para conocer en detalle lo que estaba ocurriendo con aquellos investigadores.

De acuerdo a lo que trascendió, el agente Tejada, que era el conductor del auto, fue 
trasladado al Laboratorio Toxicológico Policial, para que le realizaran un dosaje de sangre, pero no accedió a que le hicieran el examen.

También se supo que horas más tarde, el oficial que iba en el vehículo, se presentó en la comisaría de Trinidad, voluntariamente, y que adoptó la misma conducta que su compañero respecto a la negativa de que le realizaran el análisis de sangre para saber si había consumido alcohol.

Sin dudas, este hecho causó mucho malestar en los jefes policiales y ahora se trata de dilucidar si, efectivamente, los policías estaban en servicio o no.

Fuente: Zonda 

Últimas noticias
Te puede interesar
Lo más visto