Insólito: un salón de fiestas de Chimbas fue clausurado y a las horas abrió para celebrar otro cumpleaños

Policiales 10/05/2021 Por Carlos Rojas
Se trata del salón La Serena. Ayer fue noticia porque la Policía encontró a un grupo de personas festejando un cumpleaños familiar. El mismo sitio había sido clausurado el día antes por no estar habilitado y porque los invitados no cumplían los protocolos sanitarios.
La-Serena-696x390

En poco más de 24 horas, un salón de fiestas de Chimbas fue clausurado 2 veces por la Policía y la Justicia. La primera clausura se hizo la madrugada a las 00.42 del sábado por las faltas que detectaron las autoridades mientras en el sitio se realizaba un cumpleaños de 15.

En teoría, el lugar no podía volver a abrir hasta tanto del Primer Juzgado de Faltas lo decidieran y en la puerta dejaron la faja de clausura porque detectaron que se habían violado los protocolos sanitarios: los invitados estaban sin barbijos y bailando, precisaron a este diario desde la Policía.

También descubrieron que el encargado carecía de las habilitaciones correspondientes para desarrollar esa actividad.

Supuestamente, el salón estaba cerrado, pero el domingo en la tarde lo volvieron a abrir para cumplir con un festejo. Un festejo que inclusive convocó a más personas que las que habían encontrado en el cumpleaños de 15 el día anterior, informó un jefe policial a este medio.

La nueva clausura se realizó a las 17.15 y de nuevo los efectivos de Leyes Especiales tuvieron que acudir a ese salón ubicado en callejón Padilla entre Ruta 40 y Rodríguez. Y de nuevo hablaron con su encargado, un hombre de apellido Castillo (45), que poco pudo explicar, explicaron en la fuerza.

LOS PESQUISAS AHORA ESTÁN INVESTIGANDO SI EL SALÓN NO VIENE INCURRIENDO EN ESTAS FALTAS DESDE HACE MESES

Castillo es el mismo hombre con el que los pesquisas habían dialogado la madrugada del sábado al detectar que los invitados de un cumpleaños de 15 que se estaba desarrollando en las instalaciones bailaban sin respetar la distancia social y sin barbijos o tapabocas.

Al pedirle las habilitaciones, el encargado se excusó diciendo que las estaba tramitando. A los policías no les quedó otra que aguar el festejo y clausurar el lugar.

Insólitamente, ayer los mismos uniformados tuvieron que acudir nuevamente al mismo salón. Fuentes policiales precisaron a este diario que al llegar los uniformados se llevaron una sorpresa: afuera habían 11 autos estacionados y el lugar estaba abierto.

Y no solamente eso: adentro habían decenas de personas, más de las que encontraron la madrugada anterior, celebrando el cumpleaños de un familiar, precisó un pesquisa.

Otra vez charlaron con Castillo y otra vez lo clausuraron, esta vez, por violar el artículo 106 del Código de Faltas provincial, que trata sobre las disposiciones por quebrantar una clausura.

Foto e info: Telesol

Te puede interesar