Secuestrada, atada, golpeada y mordida hasta en sus genitales: el calvario que vivió una joven a manos de su novio

El sospechoso tiene 21 años y antecedentes penales. La víctima estaba lastimada y reveló que hacía varios días estaba retenida y siendo torturada en una casa. El agresor fue localizado.
Abuso-sexual-contra-una-mujer-en-San-Juan-696x464

Las dos policías que fueron al lugar con sus compañeros quedaron bastante shockeadas al verla. Si bien los miembros de la Policía de San Juan están habituados a actuar en distintos hechos de violencia de género, este caso en particular los dejó bastante asombrados.

Y no era para menos. Cuando las uniformadas llegaron a ese asentamiento de Pocito y alumbraron con una linterna a una persona que venía hacia ellas pidiendo ayuda, el cuadro que vieron las dejó heladas: una joven visiblemente golpeada y shockeada.

Casi de manera inmediata, la chica reveló el nombre del culpable de su estado: su novio, un joven que los efectivos de Pocito conocen bien por sus múltiples caídas.

Una vecina se acercó a la escena y contuvo a la muchacha. Y allí se produjo otra revelación que sorprendería a todos. Fuentes policiales informaron a este diario que la joven denunció que ese sujeto la tenía retenida desde hacía varios días, que la había atado y golpeado y que además la había mordido por todos lados, incluyendo sus genitales.

Incluso, la víctima llegó a mostrarle las marcas de los dientes del agresor en su piel. Y la situación ya tomó otro tinte, porque un comisario ordenó de manera inmediata un operativo cerrojo para dar con el sospechoso hasta tanto llegara personal de Flagrancia.

Finalmente, ese violento sujeto fue localizado en una vivienda cercana y puesto de disposición de la Justicia.

Secuestrada, atada, golpeada y mordida
El violento apresado fue identificado como Axel Arroyo Castro, de 21 años, y con antecedentes por robo y otros delitos, precisaron altas fuentes policiales.

Otra fuente policial expresó que Arroyo tiene problemas de adicción y ahora investigan si concretó o no ese brutal ataque bajo los efectos de alguna sustancia.

Lo concreto es que alrededor de las 23, efectivos del Comando Radioeléctrico Sur fueron comisionados por el 911 por un pedido de auxilio de una mujer en el asentamiento La Colmina, ubicado en calle 16 y Aberastain.

Como podría tratarse de un caso de violencia de género, esa sección policial mandó dos patrulleros con dos uniformadas a bordo. Un rato después llegaron al asentamiento y se pusieron a buscar la casa de donde había salido el pedido de auxilio.

Y a los pocos minutos dieron con la víctima, una joven de 20 años que estaba bastante lastimada, comentaron en la fuerza. Allí las chica les dijo a las policías que su novio la había tenido raptada entre 2 y 3 días y que mediante un empujón había logrado escapar del encierro.

En medio de esa situación fue cuando llegó una vecina y contuvo a la joven. En esa maniobra fue cuando la víctima le reveló a esa mujer que además había estado atada, que fue atacada a trompadas y hasta mordida por Arroyo. Y que el sujeto también le había mordido hasta las partes íntimas.

Acto seguido, la chica le mostró a las uniformadas del Comando una mordida que tenía en la entrepierna y al ver eso, las policías le avisaron a su jefe lo que estaba pasando. De inmediato, los uniformados montaron un operativo cerrojo en la zona para evitar que el agresor escapara.

Pero no hubo que buscar muy lejos, porque la propia víctima les confesó que su novio estaba oculto en una casa lindante a la vivienda donde estuvo retenida, según datos policiales.

Los uniformados fueron hasta ese domicilio y con el permiso del dueño de casa ingresaron. Adentro estaba Arroyo y lo esposaron, comentaron en la Policía.

Fuente: TELESOL

Te puede interesar