Fue al hospital a dar a luz y salió con una mano amputada

La víctima tenía otros dos hijos y por la negligencia médica perdió su trabajo en un supermercado. La Justicia caratuló la causa como "lesiones culposas".
AA16qRUY

Una mujer de 24 años ingresó en un hospital privado de Río de Janeiro para dar a luz a su tercer hijo, pero le terminaron amputando la mano izquierda. La víctima, identificada como Gleice Kelly Gomes, dijo que no sabe qué pasó. "Todavía estoy tratando de entender. Solo sé que fue un error médico. Todo es muy triste", dijo a medios locales.

Gleice ingresó en el Hospital de la Mujer de Jacarepaguá, en la Zona Oeste de Río de Janeiro, el 9 de octubre de 2022, cuando tenía 39 semanas de embarazo. Apenas nació el bebé, en un parto normal, el equipo médico identificó en la paciente una hemorragia grave, que requería tratamiento
 
Fue entonces cuando se hizo un acceso a la vena para administrar el medicamento. En menos de 12 horas, el brazo de Gleice comenzó a presentar complicaciones: “Estaba blanda, con sueño, cuando desperté tenía la mano adolorida y con mucho ardor. Cada vez que despertaba sentía más ardor y más hinchazón, hasta que se puso muy morado”, contó en un reportaje.

 El equipo médico del hospital decidió que debía ser trasladada, ya que el Hospital Intermédica de la Mujer no contaba con Terapia Intensiva. Así fue como llegó a otro sanatorio, llamado "São Gonçalo", en la región metropolitana de Río. Allí le preguntaron a los familiares de Gleice qué pasaba con la mano del paciente, ya que el hospital que realizó el traslado no dio detalles sobre el estado de salud

 Cuatro días después del traslado médico, el esposo de Gleice recibió una llamada del hospital diciendo que necesitarían que le amputaran la mano y la muñeca. "Llamaron diciendo que tenían que amputar el antebrazo de mi esposa, porque no había manera, de lo contrario podría perder la vida o el brazo completo", dijo Marcio de Oliveira Barbosa, 29, un profesional de la construcción civil, que tuvo que deja el trabajo para cuidar a su esposa y sus tres hijos de 8 y 4 años y el menor de 3 meses.

La mujer trabaja de cajera en un supermercado y está de baja. “Ni siquiera sé cómo lo voy a hacer ahora, ni siquiera con mi trabajo, porque siempre he usado mis dos manos para todo. Me quitaron cualquier tipo de oportunidad que tuviera. Me quitaron la oportunidad de amamantar a mi hijo, de bañarlo, de estar con él los primeros días, estuve más de 13 días alejada de él y 18 días internada”, lamentó la mujer.

 Además de las dificultades con el bebé, la joven lamenta haberse vuelto dependiente de la ayuda de las personas para realizar actividades sencillas del día a día. “Me estoy adaptando, no puedo hacer nada sola. No puedo salir a la calle con mis otros dos hijos sin ayuda. Mi familia siempre está tratando de acogerme, ayudarme en todo. mano durante 24 años, estoy teniendo que reinventarme, redescubrirme, empezar de cero”, agregó.

La Policía Civil de Río de Janeiro investiga el caso y según los fiscales el caso está caratulado como lesiones corporales culposas. “Se está escuchando a los testigos y se solicitaron documentos médicos para ayudar a esclarecer el caso”, dijo la institución. El abogado de la familia de la joven interpuso una demanda contra el hospital y espera poder ayudar a la familia.

 “El hospital declara que se solidariza plenamente con la víctima, y lamenta profundamente lo ocurrido. Reitera su compromiso de investigar con toda seriedad, transparencia y atención los procedimientos médicos y hospitalarios adoptados durante su atención. Para ello, solicitó la Comité de Ética Médica para la coordinación de estos trabajos. Independientemente de tal investigación, el hospital ha estado en contacto con la paciente y sus representantes para brindarle toda la acogida posible y atender sus necesidades, así como permanecer disponible para que se realicen todas las aclaraciones necesarias”, dice la nota.

FUENTE: A24

Te puede interesar