ANARQUÍA ORGANIZADA

Opinión 05/04/2021 Por Lautaro Costa
Anarquía significa desconcierto, confusión, caos o barullo debido a la falta o debilidad de una autoridad.
anarquia

Las anarquías organizadas son organizaciones caracterizadas por preferencias problemáticas, tecnología poco clara y una participación fluida. Estudios recientes sobre anarquías organizadas, sugiere que estas organizaciones pueden ser vistas, para algunos propósitos, como una colección de decisiones buscando problemas, asuntos y sentimientos inquiriendo asuntos para los cuales no son una respuesta clara.

El Bloquismo desde que se fueron alejando o muriendo sus líderes, es un barco sin timón. Manejos entre gallos y medianoche para favorecer cuestiones personales y de amigos, está llevándolo a que termine convirtiéndose en un club de amigos. Federico Cantoni tuvo una gran lucha con la Nación por el federalismo. Aplicó la justicia social, en la Constitución del 27 y dio las bases para el perfil económico que hoy tiene San Juan. El Bloquismo en aquel momento, logró la diversificación económica productiva, no solamente de la vid, sino del olivo que trajo Federico Cantoni, la remolacha para hacer la famosa azúcar, etc. El estudio de los diques, la cuenca del Río San Juan desde el Horcajo hasta el Dique de Ullum, sus orígenes y su proyección fueron del gobierno bloquista. En lo institucional, la Constitución de 1927, dio principios fundamentales como la jornada laboral de ocho horas, los primeros derechos a los sindicatos, el voto a la mujer, la obra social, etc. Esas cosas hasta hoy se mantienen. Son principios claros y hasta hoy vigentes. El Partido Centenario, fue creado por los Hermanos Cantoni, luego manejado por la Familia Bravo y a la muerte de Leopoldo Bravo (padre) y luego Leopoldo Bravo (hijo), nunca volvió a ser el mismo. 

En estas épocas de alianzas con el PJ sanjuanino, Caselles manejó a su antojo esa alianza que solamente le favoreció a ella y los demás dirigentes solo se conformaron con migajas. Con la llegada de Uñac al poder de San Juan, su secretario de la unidad gobernación, Luis Rueda, viene empujando para ser presidente del partido a como dé lugar y los demás dirigentes, con miedo, con sus pechos fríos o como se los quiera tildar lo dejan, porque es el niño mimado del gobernador de turno. Obvio y más que obvio, les estaría restando anunciarlo como candidato de Diputado Nacional y el verso se completaría. ¿Quién gana? El Justicialismo. Pero en realidad, quieren ayuda para que los bloquistas le laburen en estas elecciones que serán reñidas y no ven como seguras de ganar. A través de una asunción provisoria, con un triunvirato, que es una forma de gobierno ejercido por tres personas, habitualmente aliadas entre sí, Rueda, se las ingenió para figurar como presidente (figura casi excluyente de los otros dos), aunque a lo largo de la historia, un gran número de juntas y alianzas compuestas por tres participantes fueron conocidas como triunviratos. La particularidad de esta forma de gobierno es que no hay una sola figura que asuma o represente el poder (como en un régimen presidencialista); tampoco las decisiones recaen en una única persona (como en una monarquía).

Es muy relevante diferenciar y relacionar dos términos: legalidad y legitimidad. El primero de ellos parece más simple en su definición, ya que refiere a todo lo que está conforme a la ley o emana de ella. En realidad, la mayor dificultad aparece cuando se aborda la noción de legitimidad. De esta manera, y de acuerdo con Coicaud, “la idea de legitimidad es el reconocimiento del derecho de gobernar. En este sentido, trata de aportar una solución a un problema político fundamental, aquel que justifica simultáneamente el poder político y la obediencia.” Pero a esta altura, en la conducción de Rueda eso parecería no importar mucho, porque el proceso eleccionario está suspendido, aunque aún faltan 11 departamentos que se deben poner de acuerdo por sus listas de candidatos, nada está tan definido y nadie es más que nadie.

Lo llamativo de todo esto, es que según una resolución, el espacio que tiene a Caselles como referente, basó su pedido en la situación sanitaria que atraviesa la provincia por el coronavirus. Rueda cambió su discurso y llamativamente hizo el pedido en la misma línea que su rival, indicando que "existiría un grave riesgo de exposición de los afiliados al probable contagio del virus, toda vez que los contagios se han multiplicado de manera geométrica, sin que esta situación se haya podido advertir con anterioridad, ni mucho menos evitar". La postura del sector de Rueda es igual a la argumentación que había sido reflejada por Caselles, cuando presentó un pedido de suspensión de los comicios ante la Justicia Electoral, postura que en su momento fue rechazada. 

Epa, ¿Qué pasó Señor Juez?, Si lo pidió ella se rechazó y si lo pide él, ¿Si se aprueba? Siendo los mismos argumentos, a ambos debería rechazárseles la petición. ¿O no? Por otro lado, la suspensión se fijó hasta el 31 de marzo de 2021, en sintonía con la prórroga de los mandatos que estableció la Cámara de Diputados en la última sesión para las entidades profesionales y sus cajas previsionales, o hasta que la situación sanitaria local permita llevar adelante los comicios. Es decir, seguirá indefinida por la situación sanitaria. Ahora bien, en los Comité donde se armaron “Lista Unidad”, aun nadie sabe quién es quién. Pues el Comité Central, con esa soberbia avivada de Rueda, no les permite avanzar, aunque anda fogueando y candidateando figuras como la de “Cari” Lara en Valle Fértil, por ejemplo. El tema que parecería que desconoce Rueda, es que Lara, no es afiliado del Bloquismo, a pesar que la antigua, muy antigua y perpetua conducción de los dirigentes vallistas, como Fabris, Frau, Cortez y otros, permitieron elegirlo en una interna no muy verosimil, como candidato a integrar la lista de candidatos representantes del Bloquismo y para suerte de Lara, fue electo concejal, respondiendo ciegamente a Ortiz, el Intendente Justicialista de Valle Fértil. Con esta situación, lo que hace Rueda y el oficialismo partidario, es ir contra la carta magna del partido y en contra de resoluciones que él mismo como presidente de la Convención firmó y está generando una anarquía en sus comité, sería solo con el afán de llegar sobre la hora a imponer su visión y su emérita alianza para respaldar a su jefe y usar a los bloquistas como socios desahuciados en un frente donde solamente gana el Justicialismo. El hombre (Rueda) hace su juego y todos los “contenidos colaboradores” que tiene, hacen la parafernalia para que el resto les crea, pero este hombre si de verdad quiere conducir, debería someterse a elecciones internas y ver que le traen los bloquistas de regalo. Los distritos con más de una lista son 25 de Mayo, Caucete, San Martín, Chimbas, Concepción, Trinidad, Albardón, Sarmiento, Santa Lucía y Desamparados. Aunque en días pasados, se informó que en Rawson habían llegado a un acuerdo para una lista Unidad.

El Bloquismo hoy, parece ser una constante anarquía organizada. Las anarquías organizadas, en opinión de Joao Batista Araujo, se caracterizan por ser organizaciones sin objetivo y valor claro, inconsistente y mal definido, cuya realización depende de la participación espontánea de sus miembros en cuanto a volumen de tiempo y esfuerzo que dedican a las diversas decisiones. Ya es una costumbre y desde hace varios años, que el bloquismo “presta” su sello a dirigentes inescrupulosos, las reglas han dejado de ser claras y por ende es el vagón de cola de cualquier alianza, a pesar que muchos ciudadanos sanjuaninos ansían que vuelva el Partido Bloquista a ser parte del gobierno de San Juan. El Bloquismo fue fundado por los “machos” Cantoni, que eran tres médicos que signaron la política por lo menos durante 30 años. Federico, Aldo y Elio aportaron su influencia personal y participación política a una realidad conflictiva como fue el San Juan de la primera etapa del siglo XX. 

Si Aldo, Federico o Elio Cantoni, los famosos “tres machos” Cantoni, se levantaran de sus tumbas, o el mismísimo Leopoldo Bravo (Padre) lo hiciera, estos dirigentes de visión corta y bolsillo sin fondo, no podrían ni pisar los salones del Partido Centenario de la calle Mitre y Alem.                                                        

Te puede interesar