FALTA DE SENTIDO COMÚN

Opinión 29/07/2022 Por LAUTARO COSTA
El sentido común es un conocimiento del que disponen todos los seres humanos. Se trata de un conocimiento sobreentendido, que no está escrito en ninguna parte, en el que prácticamente ni reparamos. Lo vamos adquiriendo de manera imperceptible, desde el día en que nacemos. 
6

Al parecer que ya nada importa esta altura del partido, respecto del resto de la sociedad para el gobierno. Todos sus actores están sumidos en una alocada carrera por no perder el poder y el dinero que el Estado genera gratuitamente para los dirigentes del frente gobernante.

De la situación del Gobierno nacional, sabemos de sobra que es un ente sin rumbo, sin vergüenza y lleno de sorpresas y remiendos continuos. Imposible desligarlo de un comentario negativo, por cuanto son dueños de su destino y lamentablemente, son los responsables del debacle económico y político de esta etapa de vida de la Argentina. Lo muy malo, es que nos están llevando a todos bien puestos por delante. De la situación de la provincia, tampoco es halagüeño hablar bien, aunque se dibujen sonrisas hay más penas, llanto y peleas, que aciertos y esperanzas. Todo atado a la vil ambición de mantener el poder a cómo de lugar.

Y en nuestro departamento, no se me ocurre calificativo. Aunque da pena y vergüenza, que haya situaciones que se pueden solucionar, manejar de otra manera y hasta evitar. En nuestro terruño no se piensa en consecuencia, y, además, se actúa como si fuera normal y sea una cuestión de felicidad para el resto de la sociedad.

En la comuna, han cambiado la modalidad de comunicación y de maneras que para los “actos de gobierno”, ya no hay solamente comunicados por los medios de comunicación, sino que ahora cada uno de los empleados con “aspiraciones” repite en sus estados de WhatsApp esas acciones, como, por ejemplo, hacer saber que todos quienes reciben “becas” debe pasar a cobrar en un determinado día y horario por el organismo. ¿Qué tiene de raro esto? Nada. 

Lo que ha llamado la atención a muchos vecinos y que no agradó enterarse así de repente, que entre los “becados” hay docentes, profesionales y comerciantes, que en apariencia no tenían nada que recibir ni hacer cobrando. Y saltó a la luz, que no era tan así.

Se ha visto docentes haciendo la cola para cobrar las becas, sin vergüenza alguna. Lo que, si debiera darles vergüenza, es que no dan respuesta a la queja de padres, además, tienen la venia, para poder justificar sus reiteradas faltas a clases. Eso es patético, es avergonzante y está mal. 

No se le prohíbe a nadie tener más de un cargo o trabajo o prestación de servicios, pero existe una palabra que significa mucho en las formaciones profesionales y especialmente en las carreras de formación de los docentes, y que refiere a la Ética profesional. Para colmo algunas de esas personas andan todo el día, haciendo campaña para lo que se viene.

Si para lo que se viene hay que elegir entre los mismos, no hagan elecciones. Sigan nomás, total, dentro de poco el orden ya no existirá, las obligaciones parecen ir desapareciendo, todo es un caos. Los piqueteros sin trabajo quieren ser ahora delegados gremiales o ya son dirigentes políticos. Los dirigentes políticos ahora son piqueteros, (si no, vean las acciones de la Vice contra el Presidente), los empleados son los jefes de los jefes, que para colmo nunca se formaron para eso y son impresentables. Esa es la Argentina de hoy. Todo está permitido y si todo está permitido, entonces, ¿Cómo los comerciantes no van a cobrarte el 300% más en cada producto que se vende en el Valle? Nadie controla a nadie. 

En la sociedad vallista, por olvidar, por dejar que deje de ser importante, nos hemos tropezado en varias oportunidades con la misma piedra. Hemos dado y seguimos dando vueltas en círculos, durante muchísimo tiempo, con los mismos nombres, los mismos beneficiados, los mismos pícaros y aparentemente sería, “porque no hay más” … ¿Es patético verdad? 

Los que roban impunemente tienen la facilidad de dibujar libremente sus empresas para cobrar en el gobierno como si fueran de otros. Para muestra, una empresa que hizo un tendido eléctrico está intrínsecamente ligada al gobierno de turno. Otra, la denuncia al concejal quedó todo en la "nada" porque con los otros ediles, habrían arreglado que se "caiga" todo, a cambio de ciertas "complacencias". Y nadie sale a mostrar lo contrario y eso, es lamentable. Y así, una lista larga.

¿Y saben que es lo que altera a una sociedad? Que todo en apariencia es verdad, pero también en apariencia no lo es. 

Es decir, deja de ser importante, por eso se juega al olvido. 

¿Cómo es posible que no haya otros que se interesen en que cambie la situación, en que se mejore un poco, en que se vaya de frente, en que quieran hacer de la política una herramienta para los demás y no para sí mismo? 

Así no hay futuro para proyectar, ni para prometer, ni comprometerse. No es posible que todos seamos cómplices y no sepamos buscar una solución. 

Cuando este gobierno se vaya, no habrá mas que empezar de cero, sin nada, sin plata que valga, solo será el esfuerzo de unos pocos como ha venido siendo hasta ahora, para sostener a muchos, pero de esos muchos, debe haber alguien que reaccione, así como está la cosa, repito, no hay futuro, se nota, el mundo lo percibe.

Las condiciones políticas de la Argentina lo demuestran, los caprichos de la “no presidente”, la poca decisión del “presidente sin lapicera”, los caprichos y ambición del mandamás sanjuanino también y ni hablar del valle. 

Pero cuidado, esta sociedad reaccionará. Porque es necesario reaccionar. El ciclo populista se cierra y la corrupción debe erradicarse.

Porque ya es tiempo de reaccionar, la sociedad en su conjunto comenzará a exigir rendiciones de cuentas. No importa si te amenazan con dejarte sin becas u otros beneficios, porque no lo harán, ahora son débiles y sin destino, me dijo un vecino. La cabeza ejecutiva del Valle ya no podrá repetir, ya no estas atado, no es elección de medio término, su poder amengua y sus fetiches se romperán. Y se están rompiendo entre ellos y quien los ha comenzado a romper es su propio conductor. El otro que se autodestruyó es el actual diputado que, en modo “salvo lo que puedo de mi torpeza y desconocimiento”, salió en los medios de comunicación a echarle la culpa a la “oposición”. 

Los miembros de la oposición, agradecidos por resaltar dicha acción de defensa y sentido común, pues fueron a favor de la sociedad. Aunque si no se informó el legislador.

Su proyecto, fue opuesto a las aspiraciones de su suplente de candidatura en su boleta en las elecciones pasadas y bien defensora de los derechos de los pueblos originarios, suscripta por cientos de vallistas que vieron y entendieron que la reserva natural, no se toca. 

Y si, hay gente de la oposición que la entendió y la acompañó, como hubo muchos de sus “compañeros” que abogaron para que ese proyecto no se concrete. Pero déjeme aclararle algo muy necesario y en el marco del respeto y la seriedad con que encaro esta responsabilidad de escribir, le digo; para aplicar el sentido común, no hace falta ser oficialista u opositor, porque el sentido común es la Capacidad para juzgar razonablemente las situaciones de la vida cotidiana y decidir con acierto. En ese proyecto, lamentablemente, no hubo ese razonamiento, como tampoco lo hay, en algunos becados municipales que reciben con la mano y miran para otro lado.

Te puede interesar