PREGONAR CON EL EJEMPLO

Los políticos se quejan de que el pueblo los vapulea y es casi una costumbre, echarles la culpa de cosas que no están bien. El pueblo sabe, y muchas veces prueba, que los políticos no aprenden de nada.

Opinión 09/03/2024 LAUTARO COSTA
png-transparent-town-crier-cartoon-others-comics-cartoon-fictional-character

En cada gesto de rebeldía, (que no sea ideológica), hay una queja política. Indudablemente es porque se están haciendo las cosas mal.

Y creo que en nuestro pueblo, en el fondo, tampoco aprendimos nada. Ni de política, ni de los políticos, ni de los actos propios de cada representante, pasados y presentes. 

A los Vallistas nos usan desde nuestras necesidades. Y por eso, pasamos en algunos temas, a ser los últimos orejones del tarro y lamentablemente, damos por olvidadas cuestiones fundamentales, volviéndolo natural.

Tiremos ejemplos claros.

El ex intendente fue denunciado por presunta malversación de caudales públicos.

Y fue electo Diputado, es decir, le regalamos fueros y por lo que se ve, no quiere soltar la teta.

Dejó, dicen por ahí,  una deuda importante y el actual mandamás en lugar de dar a conocer al pueblo, esas posibles deudas, solamente para despegarse del anterior, no dice nada.

Al contrario, lo trae a escena cada vez que puede. ¿Deberían estar peleados? ¡No! ¿Porqué? 

Históricamente los Diputados representantes del Valle, siempre estuvieron para levantar la mano. Jamás presentaron algo que beneficiara al Valle. 

¿En qué lo puede ayudar al Intendente actual, el legislador provincial, si sus intereses políticos pasan lejos de la gente?

Entonces, parecería que no hay nada. O no debe decirse nada. Acto político y de la política que el sentido común,  ya no tolera.

Hay concejales del Concejo anterior, que no hicieron las cosas a favor de sus representados, a uno de ellos lo señalaron por un acto ilícito. Nadie dijo nada. Los otros Concejales, no procedieron cómo manda la Carta Orgánica y todo siguió igual.

Actualmente, los Concejales que asumieron hace tres meses, ya procedieron de una manera extraña, al autorizar una cantidad inconmensurable de dinero que el pueblo necesita transformado en trabajo, no en fiestas. Pues, no hay nada para festejar.

Otro claro ejemplo de anarquía en el sentido común de algunos políticos en funciones es, por ejemplo, que el único concejal que logró ingresar por Cambia San Juan, ( o sea debería ser oposición y control. Más control que oposición), tuvo la mala decisión de aceptar que lo “asesore” un ex candidato a diputado local, de la oposición a su gobierno y encima, da número para cualquier iniciativa con alto trasfondo político del equipo gobernante. Claro, representa a la minoría del pueblo, a quien no hace participar de sus arreglos. 

Lo correcto sería, que cada quien represente a quien debe y se nutra de su propia gente. Al menos, que sea de su corriente política. Eso, sería lo natural y correcto.

El agua se mezcla con el aceite pero no dura y siempre se separa de ella. Según la explicación científica, sería que, una mezcla de agua (un líquido polar) y aceite (un líquido no polar) se separará espontáneamente en dos fases. El agua tiene una solubilidad muy baja (es insoluble) en el aceite, y el aceite tiene una baja solubilidad en el agua. Es decir, la mezcla jamás durará mucho.

Los políticos locales y provinciales, deberían saberlo, es un concepto básico de la primaria y la secundaria.

Entonces, sin sentido común, las cosas que hacen los políticos, en general, deben ser criticadas y corregidas, porque las hacen como en el último caso expuesto, a contramano de lo que el pueblo quiere.

Si lo miramos fríamente, no hay trabajo, no hay agua, a los prestadores de servicios turísticos se les achica el panorama y comienzan sus diferencias a salir a la luz, la electricidad se fue a precios astronómicos, no hay circulación de dinero, seguimos estancados esperando aumentos del estado y que alguien se apiade, para que se genere trabajo.

El gobierno ha cerrado las posibilidades de generar obras, amparado en que la provincia, no está en condiciones de encarar alguna acción que genere trabajo genuino. Y entonces?

Tanto los oficialistas provinciales, cómo los oficialistas locales, tienen una interna que se sacan los ojos. La gente común lo ve, lo critica y ellos, los políticos no lo aceptan. Se acerca el vencimiento del cheque en blanco.

Ya que hablamos de política, con un mes se podría decir que el gobierno electo, tenía buena aceptación y generaba esperanzas, pero ya pasaron 3 meses y nada ha cambiado.

Las organizaciones de los comités de crisis, de enfrentamiento de emergencias y demás,  están copados por personajes que hacen 20 años vienen siendo figuritas repetidas, que ocupan esos lugares, solamente para eso, figurar… nada más.

Porque en realidad, los problemas de hoy, siguen siendo de vieja data y los que se autonombran  representantes, ya debieron haberlos enfrentado y solucionado,  cuando les tocó estar al frente. Pero les gusta la cáscara y de eso, se mantienen.

El pasado y el actual intendente, no plantearon un plan expuesto de lo que iban a realizar en su gobierno, en sus gestiones y así estamos.

La provincia ya debió comenzar a moverse y si no, debe hacerlo pronto. Pues de los tres ejes que serían su fortaleza, aún parecería que los están pensando.

Tanto en lo provincial y en lo local, hay que pregonar con el ejemplo, hay que informar como debe de informarse, deben, los políticos en general, ser consientes, cautos y sinceros con los objetivos que buscan

Los locales, deberán equilibrar sus propuestas y sus posibilidades de hacer algo positivo contra la falta de trabajo, de evolución y de proyección.

Porque seguimos igual o peor que antes. Hay un viejo axioma peronista que dice “si no quieres resultado, armemos una comisión”.

Lautaro Costa 

 

 

 

Últimas noticias
Te puede interesar
político-demagogo-con-ilustración-divertida-del-vector-de-voz-vacío-aburrido-manchado-ejecutivo-y-hablando-palabras-vacías-270117621

DEMAGOGIA

LAUTARO COSTA
Opinión 13/04/2024

Es la degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder.

Lo más visto