HAMLET ARGENTINO

Opinión 20/08/2021 Por Lautaro Costa
“Ser o no ser, esa es la cuestión”, es la primera línea de un monólogo de la obra de William Shakespeare. Hamlet, Príncipe de Dinamarca. Considerada y usada como síntesis de los procesos mentales de indecisión y duda, es una de las citas más famosas de la literatura universal.
hamlet

Hamlet es una tragedia de venganza. El espíritu de su padre le pide al joven príncipe de Dinamarca que vengara el asesinato que su propio hermano perpetró contra él. Sin embargo, en la obra de Shakespeare, no destaca la realización de la venganza, sino que el conflicto interno del héroe, tiene prioridad. Indecisión, complacencia, sumisión, traición y venganza son formas de comportamiento descritas en Hamlet. 

En una sociedad donde rige la democracia, el ordenamiento jurídico está compuesto por la Constitución (la norma suprema de un Estado), las leyes, los reglamentos, los tratados, las convenciones, las disposiciones y otras regulaciones y son reglas que deben cumplir todos los ciudadanos. Si no se cumple, se debe castigar al ciudadano mal llevado, incumplidor y mentiroso contra la Ley. Fluctuación, mentira, ocultamiento, incumplimiento y falta de respeto a sus mismas órdenes y decisiones, es el papel de esta obra política actual, que vive el Presidente de los Argentinos, el Dr. Alberto Ángel Fernández abogado, profesor y político argentino, el mismo que tratara infructuosamente de minimizar días después de la polémica originada por los festejos en Olivos del cumpleaños de Fabiola Yáñez, su Primera Dama; las dudosas visitas de la actriz y conductora televisiva Florencia Peña en varias oportunidades y también las imágenes relacionadas a una reunión de fin de año entre diputados y referentes del Frente de Todos, mientras permanecía la cuarentena estricta. Todo replicado en redes sociales. La mayoría de ellas están publicadas en el perfil del legislador oficialista, Leonardo Grosso, quien expresaba en Instagram: "Hoy en la Quinta de Olivos cerramos el año desde el bloque de diputados del FdT con nuestro querido presidente Alberto Fernández". Durante aquella semana, en el Conurbano bonaerense solo se permitían reuniones familiares con un máximo de 10 asistentes y eventos sociales al aire libre de hasta 100 personas. En Ciudad, solo fiestas de 10 personas en espacios cerrados y 20 al aire libre.

Luego, una catarata de situaciones fueron ventiladas por fuego amigo, el kirchnerismo ganó espacio de protagonismo ridiculizando y empujando al Presidente al rol de un grotesco parlanchín. Tanto, que en los intentos por justificar lo injustificable, (ya que lo que hicieron, fue contra la legislación vigente y se trata de un delito contra la condición sanitaria del país), la propia jefa de ese espacio político se dio el gusto de no solamente interrumpir un discurso presidencial, sino también de propinarle a su propio Presidente retos públicos y para colmo, la TV oficial está reproduciendo por orden presidencial, los videos de esas juntadas fuera de la Ley. Alberto Fernández, siguiendo el concejo o asesoramiento de vaya saber quién, viene cometiendo varios errores y se ocupa de banalidades y no de lo que debiera ocuparse. Hay días que quiere ser presidente y lo hace con discursos duros y otros días, se somete a la voluntad de quien lo llevó a ese lugar. Es decir, tiene y manifiesta esa duda de si debe Ser o no Ser. Su indecisión interna, nos puede hacer colapsar, más no, enderezar. Dice que necesita que voten a sus postulantes diputados y senadores nacionales, (en San Juan el Dr. Uñac lo dice a cada rato), pero Alberto Fernández, se enoja y grita que no teme perder las elecciones. La interna del PJ y los K, lo están desgastando demasiado y muy pronto.

Lo grave de todo esto es que Alberto Fernández, orgulloso profesor de la UBA, muy seguramente, debió enseñar a sus estudiantes que las Leyes y Normativas, se respetan en un Estado de Derecho. Aunque los diputados y referentes del FdT y él, precisamente él, el Presidente de todos los Argentinos, no las respetan. ¿Hubieran parado el País los Moyano si el incumplidor hubiera sido Macri? Los ciudadanos en su mayoría, hemos estado confinados y los que eran la excepción, han sido condenados ya sea públicamente o con los alcances decretados por el Presidente. Con estos ejemplos presidenciales y gubernamentales y ante esto, a nosotros simples ciudadanos, nos nacen varias preguntas: ¿Entonces, qué nos queda a los de a pié? ¿No es que todos somos responsables de la Salud Publica? ¿Qué hacemos? ¿Seguimos siendo respetuosos por obligación moral, penal y civil? ¿O nos convertimos en revolucionarios al margen de la Ley? ¿Se puede escribir y firmar la regla y no cumplirla?

La campaña podría opacar este delito, (porque esa conducta está considerada como delito en el Dto. 205 firmado por AF), pero la sociedad no debe olvidarse, porque al que roba una gallina para comer, (no se justifica, pero podría entenderse dada la pobreza reinante), lo meten preso, a quienes violan los Decretos firmados por Fernández, les cobran multas y los meten presos ¿Y al presidente, qué pena le cabe? ¿Y a los diputados y referentes del Frente de Todos, hay que callarse y aplaudirlos? 

Ser o no ser, esa es la cuestión, para Hamlet Fernández: Si decide ser Presidente, (está cerca de cumplir 2 años de mandato), significa que deberá decididamente ofrecer valentía y ser ese “revolucionario” que dice ser y tomar medidas que cambien el rumbo. Si decide seguir con no Ser, entonces perderá no solamente la contienda electoral que viene, sino, que servirá a los fines de su “Jefa Política” y se irá corrido por los mismos que lo llevaron al lugar donde está. Le queda poquito para decidirse en la cuestión. Una muestra de ello es que no encuentra la manera de parar a la inflación. La tasa de variación anual del IPC en Argentina en julio de 2021 ha sido del 51,8%. La variación mensual del IPC (Índice de Precios al Consumo) ha sido del 3%, de forma que la inflación acumulada (hasta Junio) de 2021 es del 29,1% subió más de lo esperado, Una familia en Argentina, necesita más de 67 mil pesos para no ser pobre. Hay Maestros que ganan 45 mil pesos, agentes sanitarios que ganan menos que eso y ni hablemos del personal de Servicios Generales, de Sanidad o Educación. El INDEC informó que el porcentaje de hogares por debajo de la línea de pobreza (LP) alcanzó el 31,6%; donde residen el 42% de las personas económicamente activas. Dentro de este conjunto se distingue un 7,8% de hogares por debajo de la línea de indigencia (LI), que incluyen al 10,5% de las personas. Paradójicamente, hay un porcentaje similar de votantes ciegos y ultra convencidos de su voto a este modelo, que son sostenidos por un alto porcentaje que produce. Esos votantes de este modelo, se destaparon, diciendo que los obligan a ir a las marchas porque les pagan alrededor de entre 13 a 15 mil pesos. Otro escándalo. ¿Qué somos, adónde vamos? En otros términos la pobreza desde que asumió el FdT y con este modelo, duplicó la que dejó el gobierno del JxC.

No atacar la pobreza, tomar como rehenes a los que no tienen trabajo, bajo la incorporación de múltiples planes que generan más pobreza y necesidad, y no fomentar el trabajo productivo y sustentable, está haciendo que la población comience a reaccionar en contra de este modelo. Hay encuestas que manifiestan que en Pcia. de Bs As la brecha entre los que votarían al FdT y los indecisos está creciendo mucho a favor de los indecisos. Recientes elecciones realizadas en una Pcia Argentina, mostró que el oficialismo sacó votos por debajo de la cantidad de votantes en blanco. Eso en política, significa descontento, falta de representatividad, falta de confianza y un total desgano a elegir. Y si, también mostró que la oposición tampoco los representa. 

Y cuando escribo esto, amigo o amiga que lo lees, pienso con enojo en tantos personajes políticos, que por diarios, radios y la TV, te enteras que se llevan todos los días a sus casas un poquito de nuestro derecho, para hacerlo trizas y reírse puertas adentro de sus espacios políticos; me enojo con aquellos que se llevan bajo sus zapatos un poquito más de la dignidad de este pueblo; me enfurezco con aquellos que malversan a ojos vista, tanto dinero de las arcas públicas y que son tan hábiles para salir inmunes. ¡Ay Argentina querida!, que fortaleza tienen tus ciudadanos para soportar tanto relato, cuántas ganas de condenar esas palabras politiqueras vacías con las que obligan a tantas personas a ser rehenes de su necesidad. 

Hamlet Argentino, un líder, debe pregonar con el ejemplo, con la convicción y el sentido común. Eso alcanza a todos los políticos, que no deberían dedicarse a mirar la paja en el ojo ajeno sin sentir la viga en su propio ojo y deben hacerse cargo.

Roguemos que no sea como la tragedia de Hamlet y que nuestros propios hermanos, no terminen matándonos de hambre y pobreza. Argentinos, para nosotros también vale, ser o no ser, esa es la cuestión.    

Te puede interesar