LA INTERNA DEL BLOQUISMO: SE APROVECHA O SE DESECHA.

Opinión 23/09/2020 Por Domingo A. Schiano
En ciencias sociales, una ideología es un conjunto normativo de emociones, ideas y creencias colectivas, que son compatibles entre sí y están especialmente referidas a la conducta social humana. Según los estudios sociales, una ideología política es un juego ético de ideales, principios, laborales y económicos, doctrinas, mitos o símbolos de un movimiento social, institucional, clase o de un grupo grande que explica cómo la sociedad debería funcionar. Por su naturaleza colectiva, el concepto rara vez se restringe al modo de pensar de un individuo aislado o particular.
Sede-Bloquista

Ideológicamente el Partido Bloquista tiene su origen en una facción de la Unión Cívica Radical de la Provincia de San Juan  liderada por  Federico Cantoni. A fines de 1921, se sumaría su hermano Aldo Cantoni, quien era socialista. En 1946 la Unión Cívica Radical Bloquista apoyó la candidatura de Juan Domingo Perón. ​Cuando el presidente Perón ordenó la disolución de los partidos que habían acompañado su candidatura presidencial y su fusión en un único partido, la UCR Bloquista se disolvió formalmente del Partido Peronista, al igual que la UCR Lencinista de Mendoza. El presidente Perón nombró a los Bloquistas Federico Cantoni primero y a Leopoldo Bravo después, como embajadores ante la Unión Soviética. A diferencia del lencinismo, durante los gobiernos de Perón el Bloquismo supo mantener su identidad pese a la disolución formal. Es por ello que al caer el régimen peronista tras la Revolución Libertadora, se reconstituyó como fuerza política autónoma e incluso, obtuvo el primer lugar en las elecciones de 1957. 

Autonomía, es tomar decisiones propias, funcionar sin necesidad de otro aparato, entre otros. 

El Bloquismo en San Juan, realizó una de las obras de gobierno más progresistas de la historia argentina: el sufragio femenino en 1927 que se instituyó por primera vez en la historia argentina y (que luego el 9 de septiembre de 1947, la Cámara de Diputados de la Nación convirtió en Ley el voto femenino), dictó avanzadas leyes de trabajo; un sistema de impuestos progresivo; desarrollo de la educación técnica; la reforma agraria; la intervención del Estado para promover la industria del vino y del olivo; una red caminera con el fin de poblar el territorio; parques populares; planes de vivienda para trabajadores y más aquí en el tiempo, el IPV; la DOS y tantas obras emblemáticas sanjuaninas como la avenida de circunvalación, el proyecto de resguardo hídrico más grande de la historia con la proyección de los diques caracoles, punta negra, el horcajo y el embalse Ullum, con la central hidroeléctrica de La Olla y tantas obras más. 

Las victorias electorales del Partido Bloquista se fundamentan en la histórica defensa y gestión de intereses provinciales, más que en sus vinculaciones nacionales. Leopoldo Bravo, el líder después de los 3 machos Cantoni, fue tres veces gobernador de San Juan. La primera, en 1963, cuando Arturo Illia gobernaba el país, frustrada tres años después por el golpe militar encabezado por Juan Carlos Onganía. La segunda, en 1982, fue designado por los militares, tras cumplir funciones de embajador en la Unión Soviética y en Italia. Finalmente, en 1983 triunfó con gran amplitud en los primeros comicios tras la restauración democrática. Con Ruiz Aguilar como compañero de fórmula, obtuvo 97.043 votos, casi 24 mil más que el justicialismo que propuso a César Gioja - Pablo Ramella y 45 mil más que la fórmula radical, a pesar que ésta contaba con la arrolladora presencia de Raúl Alfonsín. Esta vez permaneció en el puesto hasta 1985, cuando renunció para ponerse al frente de su partido que acababa de perder las elecciones legislativas. Cuando muere Don Leopoldo Bravo, el caudillo más emblemático de San Juan, el Partido Bloquista comienza a desgranarse de apoco y los hombres que lo habían nutrido, quizás no supieron o no pudieron, o les faltó “muñeca” para volverlo a erigir como alternativa en San Juan.

El Partido Bloquista desde la partida de Don Leopoldo, tal como se lo conocía, nunca logró ser el mismo. Intereses personales más que partidarios, egos inconmensurables más que ideas y casi olvidando la mística de la lucha por los intereses del pueblo sanjuanino, ha sido el errante pasaje de los últimos 20 años del Bloquismo. Pero desde hace un tiempo a esta parte, vuelven esos aires de renovar sus raíces y su ímpetu, más con el notorio cansancio con el modelo que propone el Peronismo tanto en la sociedad de pie, como el varios sectores de otros espacios políticos. 

Luis Rueda, un joven escudero desde hace 14 años de Sergio Uñac, Gobernador de San Juan, propone reconstituir la fuerza política Bloquista, con la idea de seguir apoyando al modelo peronista. Jorge Godoy, un edil de la Capital sanjuanina, en el mismo sentido, propone seguir prácticamente la misma senda, a pesar que su jefa política la actual presidente de los últimos 18 años o quizás más, juega a dos puntas. Pedro Medina, ex hombre de Don Leopoldo, propone cortar las cadenas del remolque peronista y rearmar o reeditar los principios del Bloquismo puro, como él lo llama. 

La justicia social pregonada por el Bloquismo es muy diferente a la que pregona el Peronismo, quizás ahí está la razón para que muchos afiliados no quieran seguir en el Frente Todos. Pues, el nombre del frente es un cartel, ya que solamente gobierna un partido. No hace falta explicarlo.

Soy afiliado Bloquista por convicción desde 1983 y  humildemente creo, que una interna en este tiempo del partido centenario, solo crearía mas heridas y alimentaría egos que se inflarán como levadura con azúcar. 

Hubo actos y han sucedido cosas, que sembraron resentimiento en mucha gente Bloquista. Miremos adelante, convengamos que es el tiempo de aprovechar para ponerse de acuerdo. 

Con Rueda, debo decir, que acuerdo en que debe haber renovación en la conducción. No acuerdo con él, que se debe subyugar desde ya, a un frente determinado y creo, que el Bloquismo debe reconsiderar su acuerdo con el Peronismo. Esto es interno, los de afuera son de palo. No hace falta ostentar poder con diputados, intendentes y concejales, los votos hay que ganárselos con una propuesta partidaria, no con un proyecto personalista. El Bloquismo apoyó nacionalmente a las candidaturas Anti personalista, siempre, debemos leer más la historia partidaria y entenderla. Godoy, no dijo nada diferente al primero nombrado, porque sólo salió a buscar una oportunidad, pero debo reconocer que se animó. 

Con Medina, acuerdo que debe reflotarse el Partido, pero no acuerdo que debe haber un “ellos o nosotros”, máxime cuando el Bloquismo es un partido aliancista por su origen provinciano. 

Éste, es el momento en el que los Bloquistas debemos sumergirnos en pretender volver a ser. Éste, es el momento de ordenar la casa, ya habrá tiempo para ver con quien asociarse para las elecciones que vienen. Ninguno de los nombrados, aún y sin ánimo de ofender a nadie, tiene los quilates de líder, uno usa una billetera, el otro una chance y el tercero la voluntad para invitar a que pueda resurgir el ideal. Los ingredientes, están.

La política, en mi opinión, no es River-Boca, es consenso y disenso, es dialogo y discusión, es acuerdo y apoyo, siempre será una herramienta para servir al prójimo, al igual, a la sociedad, no para servirse a sí mismo, como viene pasando. No es momento para que los Bloquistas sigamos beneficiando a los mismos de siempre, es el momento de unirnos y proponernos ser lo que siempre fuimos, una verdadera alternativa para la sociedad. 

Es momento, de que aprovechemos la posibilidad de ordenarnos o desechemos la eventualidad de seguir identificándonos como Bloquistas. 

La Estrella de cinco puntas siempre tuvo un propósito, servir a todo San Juan y no a unos pocos.                              

Más allá de los errores de los hombres y mujeres Bloquistas, debemos reconocer que aún después de cien años, el Bloquismo está vivo y como el fénix, tiene muchas intenciones de volver a renacer.

Domingo Arnoldo Schiano

Te puede interesar